¿Cuánto vales como mujer y madre?

February 22, 2018

Al parecer si esta pregunta nos la contesta el mercado financiero no mucho. Total, en realidad estás todo el día en casa (o en el trabajo "remunerado") dando todo tu Amor, alimento, paciencia y energía física, mental, emocional a tus hijos (tono irónico).

 

Estamos sembrando las bases para las nuevas generaciones (y el destino del planeta, dicho de paso) desde la concepción misma, pero parece que muchas mujeres y hombres no se paran a reconocer la grandeza de lo que eso implica. Y podemos culpar a la sociedad y maldecir una y otra vez, retozarnos en el barro del pasado (muy crudo e injusto por cierto), pero no creo que eso nos lleve al verdadero empoderamiento femenino.

 

Hacía mucho tiempo, y digo años, que quería escribir estas líneas, pero confieso que me daba miedo publicarlo por su controversia y por miedo a que me juzgaran. Ahora eso me empieza a dar un poco igual y pienso que lo mejor que puedo hacer por mi misma es ser auténtica, expresarme y equivocarme si hace falta de la mejor manera que sé.

 

Estoy a punto de convertirme en madre y esta es una pregunta recurrente que me viene a la mente. ¿Cuánto valgo como futura madre para la sociedad? Por supuesto, sé que viene de mi propia infravaloración como mujer.

 

He tenido el privilegio de cuidar a muchos niños, normalmente

de familias que se podían permitir pagar una o varias canguros. A veces han sido temporadas largas y, especialmente en estas, era cuando más me infravaloraba, ya que esperaba que fueran las propias madres las que me valoraran para yo valorarme y sentirme mejor conmigo misma. Es decir, esperaba un reconocimiento externo que ni yo misma me daba. El resultado de esta ecuación es siempre frustración.

 

Y esta frustración y desvalorización es la que veo a menudo en las madres con las que comparto, intercambio y trabajo.

 

Por supuesto, entiendo que no es lo mismo entregarse en cuerpo y alma a tus hijos que a los de otros, pero existen denominadores comunes: valorarse y respetarse hagas lo que hagas con las herramientas de las que dispongas y nutrir a las nuevas generaciones; regar las semillas del futuro para que puedan prosperar y expandir quienes son lo máximo posible desde el respeto y la libertad de no proyectar nuestras carencias en ellas.

 

Creo que hay muchas cosas en la vida que no se pueden cuantificar (normalmente las más primordiales y las que más felicidad nos aportan) por muchos presupuestos que intentemos hacer de lo que supone el ahorro de gastos que una madre proporciona a la familia traducido a dinero, aunque al igual así haya muchas personas que tomen consciencia. Y ese es uno de los problemas que encuentro, que se intenta cuantificar desde la visión productivista y masculina de una sociedad que no funciona en armonía, unión y paz…principios básicos para una gran civilización.

 

Todos venimos del útero de una madre. Puede que a algunos les guste más o menos, pero así es como la Naturaleza lo ha establecido. En muchas ocasiones, ese útero porta mucha información llamemosle "densa" que siento que es conveniente integrar y transformar. Existe mucho dolor colectivo almacenado (muerte, represión, abandono, violencia, enojo, ira, negación de nuestra sexualidad, victimismo...) pero eso no nos despoja del inmenso potencial creador que hay en nosotras. Como todo, es hacernos conscientes y comenzar a realizar los pasos necesarios para despejar patrones de información, liberar y manifestar toda la creatividad y Amor que se manifiesta en este templo sagrado (sí, me he puesto mística).

 

Mi pregunta es ¿por qué (y me incluyo) nos cuesta tanto valorarnos como mujeres? Y a las que somos madres, ¿qué nos impide valoraros como madres?

 

Ok, factor histórico, social, familiar, transgeneracional y factor personal, incluso de otras vidas si lo crees. Y, ¿ahora qué? ¿Cómo empezar a valorarnos y dejar de lanzar balones fuera? ¿Estamos dispuestas a desprogramarnos del modelo que nos hemos creído, a amarnos y encontrar nuestro propio sentido de lo que significa maternar a nuestras crías o a los cachorros de otros con todo lo que eso conlleva?

 

Creo que lo principal es encender el deseo en el corazón de cambiar y abrirnos a nuevas maneras de entender la feminidad y la maternidad. Para eso hay que parar y darle el relevo algunos minutos u horas al día al corazón para que surja una intención real y no desde la mente, sino desde dentro, muy dentro. No es tan difícil como parece, es sólo querer pasar a la acción con pequeños gestos diarios que señalen y nos recuerden hacia dónde queremos ir.

Obviamente, no tengo todas las respuestas y, aunque las tuviera, no creo que fuera de mucha ayuda, ya que podría influenciar el camino que cada una elegimos transitar. Y eso es algo único que merece la pena ser honrado y reconocido.

 

Esta pregunta también va para los hombres. ¿Cuánto os valoráis como padres, como hombres? ¿Hasta cuándo seguir perpetuando ese modelo de padre ausente, sobre todo, emocionalmente?

 

Para crear un buen equipo en la familia es imprescindible que ambos reconozcamos las cualidades, los dones y talentos que cada uno viene a ofrecer de manera natural. 

 

 

Y qué pasa con eso de hacer las paces con el masculino en nosotras y lo femenino en vosotros, hombres.

Sin duda, esto parece un viaje interior apasionante. 

 

¿Te atreves a mirarte y a reconocerte? Yo he empezado hace poco y, aunque veo que queda mucho camino por hacer, me gusta lo que estoy viendo.

 

Las nuevas generaciones nos necesitan íntegros, honestos, vulnerables y responsables de nuestros pensamientos y acciones.


 

Please reload

Featured Posts

Half-Day pregnancy retreat at Riverhearts May the 5th 2019.

April 8, 2019

1/5
Please reload

Recent Posts

February 22, 2018

August 15, 2017

August 15, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags