¿Cómo estamos sembrando la semilla humana?

 

Desde que escuché estas palabras por primera vez, en Septiembre de 2016, no ha habido ni un solo día en que no haya reflexionado sobre la grandeza que esta pregunta nos viene a ofrecer.

 

Fueron palabras que escuché de la voz de Ramiro Romero, un partero tradicional del pueblo Muisqa en la conferencia Healthy Birth Healthy Earth en Findhorn, Escocia. Él portaba el mensaje de sus abuelas y ancestras.

 

 

Conocer a Ramiro y a otras parteras tradicionales fue como un bálsamo de Amor y sentido para mi alma. El conocimiento, la sabiduría y la conexión con la Tierra que emanan estas humildes personas y profesionales es, sin lugar a dudas, un mensaje que todos los humanos que habitamos el Planeta hemos de escuchar.

 

Hace unos días, sintiendo emociones a las que aún no les podía poner nombre ni dirección, me hice esta pregunta: ¿Qué es lo que necesitas ahora? Enseguida me llegó la respuesta. “Necesitas plantar semillas”. Sin pensarlo dos veces, fue a nuestro almacén de alimento y saqué varias semillas de temporada que sentí que quería plantar. Les pedí permiso, se las presenté al Padre Sol, humedecí la Tierra y escogí las macetas donde quería sembrarlas. Una vez sembradas, les agradecí.

 

Pues bien, este acto tan simple y sagrado a la vez, me llevó de vuelta a la pregunta original.

¿Cómo estamos sembrando la semilla humana? Es decir, ¿Cómo estamos pre-concibiendo, concibiendo, gestando, dando a luz y recibiendo a los bebés que llegan a nuestras vidas?

 

¿Desde dónde concebimos? ¿Qué energía lo envuelve? ¿Paz, alegría, armonía, estrés, duda, miedo? ¿Con qué comida estamos regando el futuro fruto? ¿Con fertilizantes artificiales (azúzares refinados, edulcorantes artificiales, exceso de carbo-hidratos y proteínas) o con abono natural, orgánico?

 

Si me hago estas preguntas dentro de mi , siento como en un tiempo de mi vida me desconecté de mi, de mis emociones, del conocimiento ancestral de cómo funciona mi cuerpo y qué es lo que necesita.

 

Hoy en día disponemos de Internet, Youtube y todos estos avances, cuyo punto débil es que nos hacen entretenernos con información de fuera (no digo que no sea útil), pero, a la misma vez, nos hace olvidarnos de la calidad de información de dentro.

 

A los hombres que nos dan la semilla de la vida, ¿cómo está vuestro semen? ¿Hay exceso de estrés, desconexión, falta de risas, de Amor, exceso de alcohol, humo, drogas?

 

Todo, absolutamente todo, influye en el fruto. Y eso ya lo está demostrando la epigenética.

 

Imagina plantar un árbol donde en la tierra hay gran cantidad de metales pesados, donde el agua está contaminada (exceso de bebidas y refrescos artificiales, alcohol…); un árbol que se riega mucho o se riega poco (estrés), donde hay ruidos y vibraciones poco armoniosas. 

 

 

Lo increíble y fascinante de la Naturaleza es que eso árbol crecerá y seguramente dará sus frutos, pero también será más propenso y sensible a las plagas o posibles enfermedades.

 

Aquí no sólo la comida, el agua, los nutrientes son importantes; también las emociones con las que se concibe y se gesta un bebé. Tienen más peso las emociones escondidas, las que se acallan y duelen, de las que no, tanto por parte del padre como de la madre. Por esto ayuda muchísimo poder hablarle al bebé desde el principio y/o buscar maneras de expresar todo el cocktail de emociones que pueden aparecer.

 

Ya se han hecho muchos estudios donde se sabe que las plantas crecen mejor con música armoniosa y con la voz de sus cuidadores. ¿Por qué entonces pensamos que los mecanismos o capacidades de comprensión (no lógica) de un bebé no existen hasta que no son capaces de “razonar”?

 

Ellos perciben, sienten, reaccionan ante los estímulos que están recibiendo de la madre, el padre y de fuera. Y eso les va moldeando. 

 

Por eso, es tan importante tomar consciencia sobre esto, sin culpas, sin remordimientos, haciéndonos responsables lo mejor que podamos en esos momentos como adultos que somos.

 

 

La sanación comienza desde dentro. Como hemos sido pre-concebidos, concebidos, gestados y traídos al mundo nos marca para toda la vida, aunque esto no quiere decir que sea irreversible. Hay multitud de acercamientos y formas de trabajar estas emociones ocultas en el subconsciente. De lo que se trata es de ofrecer a las nuevas generaciones un regalo para toda la vida.

 

¿Cuál es tu compromiso contigo mismo?

 

¿Cómo estás plantando tu semilla humana?

Please reload

Featured Posts

Half-Day pregnancy retreat at Riverhearts May the 5th 2019.

April 8, 2019

1/5
Please reload

Recent Posts

February 22, 2018

August 15, 2017

August 15, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags